¿Cuáles son los principales tipos y categorías de deuda?

¿Cuáles son los principales tipos y categorías de deuda?, somos una gran cantidad de personas, por no decir la  mayoría, que durante nuestras vidas, somos responsables de algún tipo de deuda.

Cada una de ellas, tiene sus propias consideraciones, orígenes y factibilidades, algunas son consideradas más ventajosas que otras.

Para tener una visión un poco más amplia, sobre las deudas personales,  en las siguientes líneas, comentaremos sobre cuatro clasificaciones principales.

Donde incluiremos la deuda garantizada, la  no garantizada, la rotativa y la deuda hipotecaria; mejor conocida esta última como  hipotecas, además de algunos datos importantes sobre la deuda en general, que es muy beneficioso tener en cuenta.

TABLA DE CONTENIDO

Cuáles son los principales tipos y categorías de deuda

¿Cuáles son los principales tipos y categorías de deuda?

Para adelantarnos a los detalles de las categorías de cada deuda, comentaremos que la deuda garantizada, es aquellas que requiere algún tipo de garantía.

Mientras que la deuda no garantizada, está  basada  exclusivamente en la solvencia del solicitante.

Las deudas rotativas no garantizadas, tienen su mejor ejemplo en las tarjetas de crédito; y las líneas de crédito en base al valor líquido de una propiedad, responden  a las deudas rotativas garantizadas.

Las deudas enfocadas a ser apoyo para adquirir nuestra vivienda o bienes inmuebles;  que a su vez representan la garantía, con plazos de pago entre quince y treinta años. Con tasas de interés muy favorables, son las hipotecas o deudas hipotecarias.

Deuda garantizadaCuáles son los principales tipos y categorías de deuda

Esta categoría, responde a  cualquier tipo de deuda, caracterizada por contar con el respaldo de un activo de igual o mayor valor que el monto total adeudado, cuyo carácter es el de representar una garantía.

El prestamista o acreedor, realiza una concienzuda comprobación  de  crédito, con la finalidad de determinar un juicio sobre  la responsabilidad con la que como prestatarios, hemos manejado en el pasado nuestras  deudas.

Recibiendo un activo de valor, en la condición de prenda, para ser aplicado como  reembolso;  en la ocasión, que como deudores no podamos cumplir con el pago total del préstamo.

Dicha acción se conoce como embargo del activo,  siempre y cuando se incumpla el reintegro total de la suma que hemos acordado como préstamo.  El prestamista  con todo derecho,  tiene la opción de aplicar el embargo del activo.

Para visualizar más claramente este tipo de deuda, tenemos como ejemplo, el préstamo para adquisición de un automóvil, que es la situación más común de una deuda garantizada.

El funcionamiento radica,  en que un prestamista nos provee del dinero necesario y suficiente, para que realicemos la compra;  pero simultáneamente, existe una condición   en la figura de cláusula,  adicionando un gravamen o un reclamo de propiedad, sobre  el título del automóvil.

Si se da el caso, que como compradores del automóvil no cumplamos con los pagos acordados, el prestamista  aplica la clausula de embargo del activo, para nuestro ejemplo el automóvil.

Con el activo en sus manos, el prestamista puede realizar acciones comerciales, con el fin de  recuperar  sus fondos.

Como característica a destacar,  las deudas garantizadas, suelen ofrecer  tasas de interés bastante razonables,  tomando como base la solvencia y el gran  valor del activo en  garantía.

Deuda no garantizadaCuáles son los principales tipos y categorías de deuda

Este tipo de deuda, a diferencia de la anterior, carece de cualquier figura como garantía. Es decir, no existen bienes o activos  que garanticen el reintegro de los fondos prestado.

El respaldo que toma en cuenta el prestamista, cuando  hace este tipo de  préstamo, es la palabra en la solicitante;  también conocida como la fe o confianza, en que  como deudores tenemos la capacidad y la promesa para devolverle íntegramente  el préstamo concedido.

Como prestatarios nos comprometemos, por medio de un acuerdo contractual,  a reembolsar  los fondos.

En la situación de presentarse incumplimiento del acuerdo, el prestamista tiene todo el derecho de asistir ante  los tribunales competentes,  para hacer el justo reclamo del  dinero que le debamos.

No obstante, esta acción conlleva un gran costo para el prestamista, debido a ello,  la deuda no garantizada, por lo regular,  es ofrecida con tasas de  intereses  más altos.

Entre los  ejemplos más conocidos de una  deuda no garantizada, encontramos  las tarjetas de crédito, los préstamos con firma, los contratos para las  membresía a  gimnasios, así como también a  cuentas médicas o de servicios de salud.

Deuda rotativaCuáles son los principales tipos y categorías de deuda

La categoría conocida como deuda rotativa, responde a un acuerdo  realizado entre un prestamista y un consumidor  cualquiera.  Permitiendo que éste último, pueda solicitar  dinero en calidad de préstamo, en forma recurrente y con el condicionante de  un límite máximo.

Como ejemplos de la deuda rotativa, encontramos de  nuevo a las tarjetas de crédito o a las  líneas de crédito.

Recordemos que todas las tarjetas de  crédito, cuentan con un monto total  o saldo disponible, lo que llamamos el  límite de crédito.

Como titulares de este producto crediticio, del tipo de deuda rotativa, somos libres de gastarnos la cantidad que deseemos;  siempre y cuando esa  cantidad sea por debajo del límite,  hasta que lo consumamos por completo. O como sugieren los expertos, dejando un 30% de saldo disponible.

Las cantidades a pagar, por esta  deuda rotativa son variables, ya que dependen del  total de los fondos que nos den en préstamo, hasta el momento de facturar los gastos realizados.

La condición de garantía o no,  presente en la deuda rotativa, se determina según el tipo de tarjeta otorgada, como por ejemplo: una tarjeta de crédito garantizada, o una línea de crédito en base al  valor líquido de una propiedad.

HipotecasCuáles son los principales tipos y categorías de deuda

Como última categoría,  y quizás el tipo de deuda más común, después de las tarjetas de crédito, tenemos las deudas hipotecarias o  hipoteca.

En base a los activos o bienes que originan su aplicación, suelen ser las deudas más grandes que como consumidores o prestatarios tenemos.

Ya que,  están dirigidas  a la obtención de viviendas o casas, donde este mismo activo o bien, es considerado como la garantía.

En el mercado, encontramos muchas entidades que ofrecen estos créditos hipotecarios,  bien pueden ser gubernamentales o del sector privado, cada una con requisitos y condiciones propias, inclusive hasta objetivos muy propios.

Como por ejemplo, las soluciones habitacionales, impulsadas por entidades del gobierno, con términos y condiciones muy favorables para quien las percibe, pero algo complejas de obtener.

La mayoría de las hipotecas o deudas hipotecarias, por lo general, son ofrecidas con tasas de  interés, mucho más bajas que cualquier otro producto crediticio, ofrecido  a los consumidores.

Adicionalmente, estos intereses son deducibles de los  impuestos, otra de las características relevantes, es que  debido al gran valor de los montos en calidad de préstamos, el tiempo o plazos para  su reintegro  es bastante amplio.

Los créditos hipotecarios, suelen conceder entre quince a treinta años para su devolución completa, con el fin  que los montos o cuotas  mensuales,  sean factibles y asequibles para  todos los que recurrimos a este tipo de deuda para adquirir nuestra vivienda.

Información importanteCuáles son los principales tipos y categorías de deuda

No podemos despedirnos,  sin comentar que una deuda, es una obligación que contraemos cuando pedimos algo, en base a comprometernos a devolverlo, cumpliendo con las condiciones, términos o simplemente acuerdos, que hemos pactado  previamente.

Con más precisión en el concepto, la deuda responde a  la obligación de devolver el capital asignado, cumpliendo con  el plazo acordado, además del  tipo de interés fijado.

Mientras que el monto de  cantidad adeudada, significa  la suma del capital pedido y obtenido,  más los intereses que den a lugar.

Para el ente que nos concede el préstamo o deuda, este producto conlleva un riesgo, el cual es determinado por varios factores y que están en función del tiempo en el que  recupera  su dinero, o inversión si tomamos en cuenta los intereses que obtendrá.

Y para nosotros como beneficiarios del préstamo o deuda, representa un compromiso u obligación, que debemos  cumplir según los términos acordados.

 


También puedes ver cualquiera de estos resúmenes que tenemos en nuestra web:

Tipos de préstamos SBA

Tipos de préstamos SBA

Tipos de préstamos que otorga la SBA, siglas de Small Business Administration  o traducida al español como la Administración de…

Que es un préstamo FHA

Que es un préstamo FHA

¿Qué es un préstamo FHA? Un crédito FHA es un préstamo hipotecario salvaguardado por la Administración Federal de Vivienda (FHA).…

Deja un comentario